sábado, 25 de junio de 2011


 
NORMAS DE CONVIVENCIA
Las normas de convivencia son el marco legal que canalizan las iniciativas que favorecen en la convivencia, el respeto mutuo, la tolerancia y el ejercicio efectivo de derechos y deberes, son normas de obligado cumplimiento, todos los miembros de la comunidad velaran por que así sea, la concreción de estas normas se basa en los valores humanos de respeto a las personas, lugares y de responsabilidad personal en la manera de actuar.
La sociedad: Normas de convivencia social
Una de las características de la persona humana es su sociabilidad. De allí, que no podamos vivir solo sino que acompañados, rodeados de otras personas formando sociedades.
Cada individuo forma parte de numerosas agrupaciones sociales, distintos propósitos pueden tener las personas cuando forman grupos, sin embargo cuando se quiere realizar una tarea en común es preciso converger hacia un fin que sea acordado y aceptado por todos para que este se logre realizar. Esta idea está presente cuando se forma una sociedad, una organización de personas. Cuando se toma en cuenta las costumbres, la cultura, el entorno geográfico y lazos efectivos unen a un grupo humano se habla de comunidad de individuos.
Tanto en las sociedades como en las comunidades existen normas y reglas que facilitan la convivencia, de no ser así, la vida entre varias personas con distintas características, intereses, ideas, etc. Es difícil de llevar, especialmente cuando se debe respetar los derechos y deberes que cada uno tiene por igual.
Las comunidades
Son agrupaciones humanas que comparten una cultura y modo de vida en común. Normalmente residen en un área geográfica determinada.
Estas agrupaciones como grupo étnico y lingüístico se forman en virtud de hechos anteriores a una decisión deliberada de las personas que la integran, por ejemplo: las comunidades indignas de nuestro país
Son conscientes de que comparten cierta unidad y que pueden actuar colectivamente en busca de una meta. Las relaciones entre sus miembros son muy fuertes y, costumbres que tienden a mantener  con pautas de comportamiento acordadas por tradición, costumbre que tienden a mantener siempre.
Las sociedades
Son una forma de agrupación humana, en la cual sus integrantes se unen según intereses comunes, quienes determinan los objetivos que desean lograr.
Para obtener la meta propuesta, la sociedad de personas se organiza; establece normas y procedimientos a seguir, elige autoridades, se determinan responsabilidades.
Hay muchos tipos de sociedades: clubes deportivos, sindicatos, empresas, hospitales, escuelas, municipalidades, oct.
Contrato de sociedad
Estas personas determinan el tipo de actividad licita que van a realizar, no contraviniendo las leyes ni el orden y la moral social establecida en la Constitución.
En consecuencia, resultan variados tipos de sociedades a saber las sociedades civiles y las comerciales, las de personas y de capitales como la sociedades anónimas abiertas o cerrada, las sociedades en comandita y las sociedades de responsabilidad limitada.
Normas de comportamiento
Al vivir en sociedad, se hace indispensable un orden, un mecanismo que regule la conducta de las personas, de tal manera que se respetan los derechos y las libertades de todos por igual; con ellos surgen las normas.
La norma es una ordenación comportamiento humano según un criterio que conlleva una sanción al no ser cumplida. La norma también puede ser coactiva, la posibilidad de utilizar la fuerza para que se cumpla.
Las normas tienen como finalidad establecer cómo deben comportarse la persona, es un “un deber ser” u obligación.
Existen varias normas de comportamiento o sistema normativo:
La norma religiosa católica:
Regula el comportamiento según el punto de vista sobre natural. Su fin es que la persona alcance la santidad a través del convencimiento libre y espontaneo, no existe obligación de acatar los preceptos religiosos y la no salvación del alma.
La norma moral
Apunta al perfeccionamiento del hombre, desde la perspectiva de su bien personal, su fin es la bondad, es incoercible.
La norma de trato social
Tiene por meta regular el actual social de tal modo de lograr una convivencia lo más agradable posible, varía según la cultura, la época. No son coactivas pero existe una obligación forzada por el medio o grupo social al cual la persona pertenece.
La norma jurídica
Es un conjunto de regla que tiene por objeto ordenar y garantizar la vida en sociedad de la persona humana. Los valores que la sustentan son la seguridad y la justicia. Es de carácter imperativo y coercible pues impone deberes y obligaciones que han de ser cumplidas pudiendo hacer uso de la fuerza en caso de no ser acatadas.
CONVIVENCIA, CONFLICTO Y SENTIMIENTO
Convivencia: describe la realidad física de vivir en compañía de otro u otros o de cohabitar con ellos.
Viviendo con los demás maduramos, nos socializamos, incorporamos los productos culturales, colaboramos en las tareas colectivas y tenemos oportunidades de alcanzar nuestras metas más existenciales. Relacionándonos con los demás, contribuimos al grupo y nos afirmamos personalmente.
Las reglas de acción, las actitudes, los valores Y los preceptos que van configurando los estándares de referencias para la regulación de las propias interacciones sociales y de nuestras propias acciones.
El conflicto: No es algo ajeno a la convivencia, sino una parte fundamental a ella. Son situaciones en que nos distanciamos del propio grupo o de alguno de sus individuos y para regresar y reubicarnos en el marco normativo y de valores del grupo, debemos hacer un esfuerzo, ningún listado de normas por muy exhaustivo que sean puede impedir un que surjan conflictos, pues dentro de lo legitimo caben comportamiento e intereses incompatibles. Se adecuan las normas y objetivos al grupo.
Los sentimientos: Ellos inundan nuestras relaciones sociales. Determinan la manera de relacionarnos con los demás. La acciones interpersonales, sean amigables o conflictivas, suelen ir acompañadas de algún tipo de afecto. Cuando nos damos cuenta de que otra persona no respeta las normas o los valores del grupo, o cuando entendemos que alguien no coopera o colabora para el logro de los objetivos, nos sentimos enfadados. Si el grupo no alcanza sus metas, podemos sentirnos ansiosos y abatidos. Si logramos el éxito, nos congratulamos y alegramos.
LAS NORMAS COMO RECURSO EDUCATIVO PARA FACILITAR LA CONVIVENCIA
Cualquier grupo social crea reglas de comportamiento para favorecer el logro de sus metas más distintivas. En la familia, en una empresa, en un hospital, en cualquier grupo existente normas que tiene como objetivo afianzar la cohesión del grupo y favorecer  el logro de sus metas. Esas reglas compartidas ayudan a predecir  y anticipar lo que cada miembro del grupo espera de los demás y aunque tiende a considerarse como un recurso punitivo, pueden ser más que un recurso de cohesión que de exclusión.
Las normas pueden fortalecer sus vínculos y su identificación con el propio grupo, aunque no previenen de manera absoluta los conflictos, si pueden ayudar aliviarlos.
En todos los centros docentes debe existir un marco normativo importante que ayude a alcanzar los objetivos educativos en los que están comprometidos.
Se trata de un grupo de normas sencillas, comprensibles, funcionales y suficientemente exhaustivas para que todos los miembros de la comunidad educativa tengan claro lo que se espera de ellos. Además, recogen implícitamente los objetivos colectivos.
Institucionalmente, el plan de Convivencia debe incluir todos aquellos aspectos normativos que son necesarios para garantizar el uso óptimo de los recursos del centro, un desempeño profesional excelente por parte del profesorado, la maduración y formación del alumno, y la imprescindible colaboración y corresponsabilidad de las familias en la tarea educativa. En este marco normativo debe incorporal y completar lo que se recoge en otras disposiciones de rango superior como la Ley Orgánica de la Educación, también puede recoger las competencias de algunas medidas de convivencia.
Cuando nuestras metas y logros son compartidas es  más fácil acercarnos al sentimiento de plenitud personal.
Existe una estrecha relación entre norma y valores, pues las primeras se sustentan en las segundas, pero son recursos funcionalmente diferentes, las normas describen comportamiento y acciones favorables la cohesión dl grupo, la coordinación de esfuerzo y el logro de las metas colectivas. La educación es valores  la formación de actitudes deben incorporase en el centro con estrategias diferentes.
Las normas, en vez de enumerar prohibiciones, deben recoger lo que hay que hacer. A veces no es fácil formularlas en positivo, pero conviene hacer ese esfuerzo.
Otro aspecto importante es la incorporación de correcciones. Cada norma debe ir acompañada de sus correcciones.
Las correcciones deben acordarse en el grupo con una formulación clara, precisa, tienen que establecerse de modo graduado y ajustarse a la gravedad del incumplimiento de la norma y a su posible reiteración.
Al elaborar las normas, es importante reflexionar también sobre el uso del castigo. También es de gran relevancia la generación de las normas, y sus correcciones, más allá del aula.
Entado centro, en casas, en cualquiera circunstancia hay que seguir las normas de convivencias básicas. El orden y el cuidado de los materiales hay que mantenerlos en clase y en casa. El respeto a los demás hay que mostrarlo en cualquier circunstancia. Escuchar, atender, dar las gracias, pedir disculpa, oct. Son destrezas sociales básicas en nuestro entorno social.
La coordinación entre centro y familias se hace imprescindible.
En cualquier caso, no debemos olvidar que las actividades sobre normas son solo unos de los pilares de la convivencia. La regulación amigable de los conflictos y la educación en valores y en sentimientos también deben formar parte de las actuaciones de los centros.
CONCLUSION:
Para conseguir una convivencia pacífica en comunidad es necesario conocer y valorar nuestros derechos y los derechos de los demás, y también cumplir con nuestros deberes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada